Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Piel con piel, también en las césareas del Hospital San Pedro

Piel-con-piel-cesareas
Inicio  »  Magazine   »   Piel con piel, también en las césareas del Hospital San Pedro
Cada año, alrededor de 400 mujeres dan a luz en La Rioja mediante cesárea. A partir de ahora, también podrán disfrutar de su derecho a realizar el contacto precoz piel con piel.

Cada año, alrededor de 400 mujeres dan a luz en La Rioja mediante cesárea. Hasta ahora, uno de los inconvenientes añadidos a este tipo de partos, y tal vez uno de los más traumáticos para las madres, era la separación del bebé y de la madre durante, como mínimo, dos horas. Una situación que se va a poder revertir gracias a la extensión del protocolo Contacto Piel con Piel del Recién Nacido a los nacimientos vía cesárea.

Hasta ahora, tras la realización de cesárea, las pacientes eran llevadas a la zona de reanimación, separándolas de su recién nacido hasta 2 horas después del nacimiento. Durante ese tiempo, el neonato podía estar en la cuna o, en algunos casos, realizando el contacto piel con piel con su padre.

A partir de ahora, el programa Piel con Piel se va a poner en marcha desde el momento de la intervención, con el tratamiento sintomático más oportuno de los efectos secundarios de la anestesia y de la propia cirugía con el objetivo de que el estado materno sea el óptimo para recibir al bebé.

Asociaciones como El Parto es Nuestro lleva años reivindicando la importancia de la no separación del bebé y la madre tras un parto, sea natural o por cesárea. De hecho, la Estrategia de Atención al Parto Normal (EAPN), publicada en 2008, ya recomendaba que, «inmediatamente tras el parto vaginal o por cesárea, la/el recién nacido se colocará piel con piel en el pecho o abdomen de la madre… siempre que el estado de salud de ambos lo permita«. Ya que, entre otros beneficios, reduce el riesgo de hipotermia y acelera la adaptación del recién nacido. También previene de la hemorragia postparto; estimula la producción del calostro y proporciona alimento y calor al recién nacido.

¿Cuál será el procedimiento?

Tras el nacimiento, se comprueba el estado del recién nacido por parte del servicio de pediatría en el quirófano y, en caso de presentarse vital, se coloca al recién nacido desnudo, salvo el pañal (opcional) y el gorro, encima del pecho de la madre y cubierto con paños calientes, proporcionando intimidad aunque con la presencia de un profesional responsable de observar al bebé y atender las necesidades de la madre.

Una vez finalizada la cirugía, se traslada a la mujer y al bebé juntos, a la sala de Reanimación Postquirúrgica Obstétrica habilitada junto al paritorio donde es monitorizada, pudiendo estar acompañada por una persona de su elección. Además, en esta zona, se favorece el inicio de la lactancia materna en los casos en los que la primera toma no se haya realizado en quirófano. Durante la monitorización, que se extiende el tiempo oportuno que estime el anestesiólogo responsable, se realizan controles por parte de la enfermera y/o matrona.

De esta forma, los primeros cuidados del recién nacido se realizan pasadas las dos horas del nacimiento, coincidiendo con la exploración de la madre por parte de la matrona, previa a que sea trasladada a planta.

Un momento único e inolvidable

En la presentación de este protocolo que tiene como fin no separar a los bebés de sus madres tras un parto por cesárea ha intervenido la consejera de Salud, María Martín, acompañada por el director del Área de Salud, José Miguel Acítores; la jefa de servicio de Obstetricia y Ginecología, Juana Hernández; la ginecóloga, María Victoria Rodríguez, y la directora de Enfermería de Atención Especializada, Yolanda Caro.

La consejera de Salud, María Martín ha explicado que “en la mayoría de las cesáreas ya es posible realizar el piel con piel, eso sí, contando siempre con la colaboración y la formación del personal sanitario, algo que en nuestra comunidad tenemos garantizado”.

«El nacimiento es un momento único e inolvidable, y es nuestra responsabilidad intentar humanizarlo, para que sea compartido por la madre, su pareja y el recién nacido”, ha añadido María Martín.

De esta forma, casi 400 mujeres podrán beneficiarse de este procedimiento cada año, si tenemos en cuenta que de los 1.870 partos registrados en 2018 en el Hospital San Pedro, 390 fueron mediante cesárea.

Con éxito en Calahorra 

La consejera de Salud ha recordado que este programa se lleva a cabo desde 2017 en la Fundación Hospital de Calahorra también para nacimientos por cesárea. En este caso, el programa está promovido por el servicio de Pediatría con el objetivo de favorecer la proximidad de madre y bebé y facilitar que disfruten de todos los beneficios que esta práctica tiene de acuerdo a la evidencia científica. En 2018 se produjeron 421 partos en la Fundación Hospital de Calahorra, 81 mediante cesárea.

 

Beneficios del programa

Se ha comprobado que el contacto precoz piel con piel del recién nacido con la madre reduce el riesgo de hipotermia y acelera la adaptación del recién nacido. Además contribuye a la liberación de oxitocina endógena y, en consecuencia, favorece la contractibilidad e involución uterina y previene de la hemorragia postparto.

Por otra parte, estimula la eyección de calostro y el incremento de la temperatura de la piel de las mamas, proporcionando alimento y calor al recién nacido. Asimismo, reduce la ansiedad materna y aumenta la receptividad social. Disminuye los niveles de depresión materna a las 48 horas postparto, incrementando el grado de satisfacción sobre la percepción del parto y facilita la conducta de crianza y el apego.

Inicio  »  Magazine   »   Piel con piel, también en las césareas del Hospital San Pedro
GUIA DE TURISMO FAMILIAR

Los mejores destinos

para una PRIMAVERA genial