¿Qué se esconde tras ese aceite que compras?

Aceite-de-oliva-en-el-supermercado
Inicio  »  Sin categoría   »   ¿Qué se esconde tras ese aceite que compras?
¿Te preocupa el aceite que consumes en casa? En este artículo, la DOP Aceite de La Rioja te ayuda a aclarar los conceptos para que tu próxima compra de aceite sea todo un acierto.

articulo-patrocinado

¿Te preocupa el aceite que consumes en casa? ¿No tienes muy clara la diferencia entre los tipos de aceite que se venden en el supermercado? En este artículo, la DOP Aceite de La Rioja te ayuda a aclarar los conceptos para que tu próxima compra de aceite sea todo un acierto.

Tanto el aceite de oliva virgen extra como el aceite de oliva virgen son el zumo de la aceituna, extraído mediante procedimientos mecánicos, sin ningún tipo de químico. Pero, mientras que el aceite virgen extra no tiene defecto alguno, es un aceite aromático, amargo y picante, rico en polifenoles, el aceite de oliva virgen sí que ha sufrido algún fallo en su proceso de elaboración y presenta algún defecto de cata que lo convierte en menos aromático y menos agradable en boca. Ojo, que también es un alimento saludable, pero lo más probable es que contenga menos polifenoles que el viergen extra.

Cuando para la elaboración del aceite utilizamos una aceituna que no presenta buen estado sanitario o se producen fallos en el proceso de elaboración, obtenemos un aceite de oliva lampante, con muchos defectos, una acidez de 3º y una composición fisicoquímica con pocas propiedades saludables. Su comercialización está prohibida, con lo que se lleva a una refinería. Mediante procedimientos químicos, se elimina del aceite lampante todas sus propiedades negativas y el líquido que resulta es una grasa si color ni sabor. Esta se mezcla con aceite de oliva virgen y se comercializa como aceite de oliva. En el mercado, encontramos dos tipos de aceite de oliva: aceite de oliva sabor suave de acidez 0,4º y aceite de oliva sabor intenso de acidez 1º. El aceite de 1º lleva un porcentaje de aceite de oliva virgen un poco mayor que el de 0,4º.

Otras «etiquetas» que podemos encontrar: aceite de oliva virgen lampante y aceite de orujo de oliva. El aceite de oliva virgen lampante no se comercializa, y el aceite de orujo de oliva también es refinado y es todavía peor.

Por tanto, podemos asegurar que el aceite de oliva virgen extra es, sin duda, el más saludable de todos, porque es más rico en polifenoles y en ácido oleico. Hay que destacar que, dentro de la categoría del Virgen Extra, hay unos aceites de más calidad que otros. Los sellos de calidad y las denominaciones de origen, son los que garantizan la máxima calidad de ese aceite, como ocurre con el DOP Aceite de La Rioja.

También es más caro…

Esa es la creencia popular pero… ¡sorpresa! Porque, aunque la diferencia en cuanto a beneficios saludables de unos aceites a otros es muy grande, no sucede lo mismo con el precio.

Si tenemos en cuenta el consumo anual que hacemos de aceite, la diferencia entre comprar un aceite de oliva virgen extra y un aceite normal puede rondar los 9 € al año. Incluso, en épocas de escasez de oliva, nos podríamos sorprender, ya que en los lineales de los supermercados podemos encontrar aceite de oliva más caros que vírgenes extra de calidad.

Y ahora que ya sabes un poquito más sobre el aceite, ¿te atreves a contestar el test de abajo?

TEST ¿Cuánto sabes sobre el Aceite de La Rioja? 

App Aceite de La Rioja

Si quieres profundizar en el conocimiento del Aceite de La Rioja, descargar recetas, consultar puntos de venta, descarga la APP del Aceite de La Rioja.

Inicio  »  Sin categoría   »   ¿Qué se esconde tras ese aceite que compras?