Bye bye chupete

El chupete. Dentista Eduardo Bujanda2
Inicio  »  Cuídales   »   Bye bye chupete
El doctor Eduardo Bujanda explica que a partir del año y medio ó dos años es conveniente ir quitando el hábito y retirar el chupete, ya que su uso prolongado puede producir alteraciones funcionales en el habla, la masticación y la deglución.

Se lo damos cuando no lo piden y se lo quitamos, casi siempre, con llantos y algún que otro berrinche… Sí, estamos hablando del chupete. Le hemos preguntado a nuestro dentista especializado en niños Eduardo Bujanda su opinión al respecto y una respuesta ante la eterna pregunta:

Chupete ¿si o no?, ¿hasta cuándo?

 

Por Dr. Eduardo Bujanda
Clínica Dental Bujanda

Hasta el año y medio o dos años no hay gran problema por usar chupete. Siempre hay que vigilar la posición de los dientes y de las arcadas o maxilares. Por eso, aunque se dice que la edad ideal para retirar el chupete es entre los 3 y 4 años, yo estoy en total desacuerdo. A partir del año y medio es conveniente ir quitando el hábito y retirar el chupete. También dependerá de las horas de uso y de la fuerza que aplique el niño en succionar el chupete. Por eso, hay niños que pueden usarlo más tiempo, pero lo normal es hacer fuerza con la lengua y los labios.

Si se abusa del chupete se puede producir una malposición de los maxilares, sobre todo con avance del maxilar superior o retracción del inferior (Clase II). ¿Y esto qué problema supone realmente? Pues además del estético, se producen alteraciones funcionales en el habla, la masticación y la deglución.

En este artículo de la Sociedad Española de Odontopediatría se explica con mayor profundidad este tema: http://www.odontologiapediatrica.com/uso_y_abuso_de_los_chupetes

Cómo ver cuándo ha llegado el momento

El chupete. Dentista Eduardo BujandaLos signos evidentes de que tiene que retirarse el habito son: separación de los incisivos superiores, los inferiores se mueven hacia adentro, y más difícil de ver es que los niños cuando cierren con las muelitas no le cierren los dientes de delante. Si le mandamos cerrar la boca y juntar los dientes, los incisivos superiores se quedan separados de los inferiores, sin contactar. Lo correcto es que los dientes de arriba choquen con los de abajo.

Los padres comentan que sus hijos no pueden dormir sin el chupete o que cuando llora es la única manera de calmarles. Yo siempre les digo que el único truco es pasar tres malas noches. Pensamos que va a ser imposible, pero los niños se acostumbran rápido. Algún día tiene que ser, por lo que cuanto antes se retire, mejor. Eso sí, hacerlo con todo el amor, respeto y comprensión que este acto se merece. 

¿Y qué pasa si se chupa el dedo?

Cuando el chupete se retira, o incluso si nunca lo ha utilizado, también podemos encontrarnos con otro mal hábito que, además, es mucho más difícil de quitar: chuparse el dedo. 

Problemas que conlleva:

Manos contaminadas normalmente, por lo que entra más suciedad a la boca.
Lesiones en la mucosa, los labios o el propio dedo.
Favorece la mordida abierta (que no se junten los de arriba con los de abajo)
Elevación excesiva de la bóveda del paladar y estrechamiento de la arcada maxilar.

Para solucionar este mal hábito, suele funcionar que el niño duerma con un calcetín en la mano. En cualquier caso, puedes consultarnos sobre este tema y estaremos encantados de ayudarte.

Para saber más

En la boca, tenemos dos huesos principales: la mandíbula y el maxilar superior ¿Qué nos interesa sobre estos huesos con respecto a los niños?

En una edad temprana, por no decir desde bebés, el crecimiento de estos dos huesos, maxilares y mandíbula, debe ir a la par. No puede crecer uno más que otro. Si crecen en armonía (Clase I ósea), el perfil de los niños será agradable, armónico, y estético. ¿Y cuándo no ocurre así?

Clase II: niños que tienen el maxilar superior más adelantado que el inferior, y a veces los incisivos también más para afuera. Bien porque el maxilar ha crecido más o porque la mandíbula se está quedando pequeña.
Clase III: niños que tienen la mandíbula más para afuera. Lo mismo, bien porque la mandíbula ha crecido demasiado o porque el maxilar se está quedando pequeño.

La succión del dedo, el abuso del chupete o la deglución infantil (de la que hablaremos el próximo día), producen un crecimiento descompensado de un maxilar con respecto al otro.

Eduardo Bujanda

 

Enlace a otros artículos del Doctor Eduardo Bujanda:

♦ ¿A qué edad llevar a los niños al dentista?

♦ La aparición de los primeros dientes

Eduardo Bujanda, dentista riojano con amplia experiencia en odontología infantil, colabora con El Balcón de Mateo para hablar de higiene dental, de prevención, de cómo solucionar o tratar las patologías más frecuentes en los niños, como las caries y los traumatismos dentales. Si quieres hacer una consulta, escríbenos un correo a info@elbalcondemateo.es con el asunto Dentista.

Inicio  »  Cuídales   »   Bye bye chupete