¿Ha pedido un perrito a los Reyes? No te dejes llevar por su emoción

regalar-perro-nino
Inicio  »  Cuídales   »   ¿Ha pedido un perrito a los Reyes? No te dejes llevar por su emoción
Te ha puesto su "cara de bueno" y te ha prometido que se va a encargar del animal... ¡Ya! Si no lo tienes claro, antes de meter un perro en casa hay soluciones intermedias con final feliz.

En Navidad, es bastante común que los peques de la casa insistan en pedir como regalo un perrito. Ante estas demandas infantiles, no podemos cerrar los ojos y consentir sin más, sino que debemos tomar una decisión razonada, pero, ¿cómo explicárselo a ellos?

Lo primero, debes dejarles claro que los animales no son juguetes. Además de ser totalmente cierto, a los niños más pequeños les servirá para entender por qué no pueden pedírselo a los Reyes (es fácil, porque no son juguetes). Si son más mayores, se les puede explicar por qué una gran parte de los animales abandonados que existen en la actualidad provienen de una compra o adopción poco meditada o, incluso, impulsiva (me miró en el escaparate y no me pude resistir…).

Es preciso reflexionar en familia sobre las obligaciones y responsabilidades que conlleva la tenencia de un animal doméstico. Entre todos se puede hacer un «lluvia de ideas», enumerarlas y  ponerlas por escrito en un papel para que las razones sean más evidentes.

Apadrinamiento, una opción viable 

¿Sabes que la Protectora de Animales tiene un programa de apadrinamiento de animales? Muchas personas no pueden o no quieren compartir su hogar y su tiempo con un perro o un gato. Si es tu caso, puedes apadrinar a uno de los que viven en la Protectora.

Significa que deberás colaborar con una aportación económica mensual y, a cambio, podrás visitarle, pasear, pasar tiempo con él, jugar o, incluso, llevarlo a tu casa a pasar el día…

El apadrinamiento también es una opción muy adecuada cuando no estás al 100% seguro de querer tener un animal, como paso previo a formalizar una adopción definitivaMás información sobre apadrinamiento aquí.

Sí, quiero

Si tenemos la decisión tomada, tan solo es preciso invertir un poco de tiempo en encontrar el animal que se adapte a nuestro estilo de vida, a nuestras preferencias personales y a nuestro carácter.

Las perreras municipales y las protectoras están llenas de animales abandonados que buscan un hogar. Es fácil encontrar animales de todas las edades y tamaños.

Recomiendo conocer al animal antes de tomar una decisión, dejarse aconsejar por un profesional en caso de dudas e, incluso, valorar la opción de acogerlo de forma temporal, como una forma de conoceros mutuamente y comprobar si encaja en la familia.

La educación del animal empieza desde el mismo momento en que entra en casa por lo que debemos ser constantes en las rutinas de alimentación, paseo, descanso y juego, y hacer partícipe a nuestros hijos e hijas de todo el proceso, de forma que valoren adecuadamente la responsabilidad que implica compartir nuestra vida con un perro.

A favor debo decir que compartir nuestra vida con un animal resulta enriquecedor. A los niños pequeños, convivir con animales les beneficia en muchísimos aspectos. A través de ellos aprenden valores como el respeto, la responsabilidad y la empatía. Si la elección del animal ha sido adecuada y trabajamos en su educación, toda la familia disfrutará de una relación especial con él, llena de momentos de complicidad y ternura.

 

En colaboración con Rosa Roldán – Perrygatos
Técnico en comportamiento canino y felino. Educadora canina

www.perrygatos.es

 

Inicio  »  Cuídales   »   ¿Ha pedido un perrito a los Reyes? No te dejes llevar por su emoción