Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

No hay aprendizaje sin emoción

Jesuitas-emociones
Inicio  »  Colegios de Logroño   »   No hay aprendizaje sin emoción
Las emociones de los niños afloran e interactúan con las funciones cognitivas, lo que afecta al aprendizaje. El colegio Jesuitas presenta sus actividades para fomentar la inteligencia emocional.

La incorporación del aprendizaje emocional en las aulas ha dado un giro de 180º a la manera de enseñar a nuestros niños y niñas.

Hoy por hoy, las herramientas y actividades de gestión emocional están presentes en todas las asignaturas y niveles académicos porque, tal y como explican desde el centro Sagrado Corazón de Jesuitas, «sin emoción no es posible el aprendizaje«.

 

Por: Sagrado Corazón Jesuitas Rioja

Una emoción, para ser emoción, ha de ser intensa, incontrolable, breve e irracional. Saber descubrir las emociones de los demás nos sirve para sobrevivir. Tienen una función comunicativa, son universales y nuestro éxito social y nuestra adaptación al medio dependen de nuestra habilidad para captar pensamientos, atribuciones o sentimientos en los otros.

¿Acaso no lloramos de felicidad y reímos de miedo?

Las aportaciones de la neurociencia en los últimos años demuestran que, antes de que un estímulo sea procesado cognitivamente, se ponen en funcionamiento las estructuras cerebrales relacionadas con el procesamiento emocional.

¿Y esto qué significa? 

Básicamente, que no hay aprendizaje sin emoción. Porque las emociones de los niños afloran e interactúan con las funciones cognitivas, lo cual afecta al aprendizaje. 

En el contexto escolar se dan muchas oportunidades y desde el colegio Jesuitas desarrollamos distintas actividades para fomentar la inteligencia emocional

  • Aumentar la capacidad de empatía (otorgar importancia a la opinión ajena),
  • promover la resiliencia,
  • generar habilidades para la negociación y la resolución de conflictos,
  • evitar accesos de narcisismo (no creerse único e inaccesible) y conocer las propias zonas erróneas que todos alojamos dentro de nosotros mismos.

Emociones Jesuitas 1

Así se consigue que nuestros niños vivan más felices y que los aprendizajes académicos sean consolidados.

Desde las edades más tempranas, se realizan diferentes dinámicas y juegos para que de una manera más lúdica y divertida aprendan sin darse cuenta a expresar sus sentimientos.

A lo largo de los cursos, adaptándonos a las características de los alumnos presentamos diferentes personajes y materiales que les ayudan a canalizar sus emociones. Desde un monstruo que cambia de color según su emoción, una brujita que da una receta mágica para solucionar problemas, una mascota huevo que es tan frágil que tienes que tener mucho cuidado con ella, una caja tormentosa para dejar todos nuestras dudas o problemas y buscar una solución… 

Emociones Jesuitas 3

De todas estas maneras divertidas, trabajamos la expresión de pensamientos y emociones, ofreciendo una herramienta para la mejora de la autoestima y el autoconcepto, y aprovechamos el valor pedagógico y educativo del proceso hasta llegar a la resolución del conflicto como aprendizaje emocional.

La pandemia nos ha permitido seguir trabajando las emociones para que a partir de ellas nuestros alumnos puedan desarrollarse como personas más resilientes y aprendan a vivir de la mejor manera posible, desde el bienestar a pesar de las adversidades.

Ya lo decía Goleman: “Cuanto más abiertos estemos a nuestras propias emociones, mejor podremos leer las de los demás”. 

Captura

articulo-patrocinado

Inicio  »  Colegios de Logroño   »   No hay aprendizaje sin emoción
GUIA DE TURISMO FAMILIAR

Los mejores destinos

para una PRIMAVERA genial