Los niños y el futuro (muy negro) del país

Inicio  »  Sin categoría   »   Los niños y el futuro (muy negro) del país
Pues según estamos cuidando a nuestros niños, el horizonte se vislumbra muy negro.

Hemos escuchado tantas veces la frase de que «los niños son el futuro de un país» que, de tanto usarla, ha perdido su valor.

Eso mismo les debe pasar a los dirigentes de este país cuando incrementan los impuestos sin piedad (ni detenerse a mirar la situación de cada hogar); ejecutan órdenes de desahucio sin importar el destino de esos niños, que deberán cambiar de escuela o, incluso, de ciudad; eliminan las ayudas económicas a las familias con hijos; cuando deciden empeorar drásticamente la calidad en la enseñanza pública o en la sanidad…

Eso sin mencionar el desinterés por racionalizar los horarios o mejorar la conciliación de la vida laboral y familiar. De acuerdo, no se puede esperar mucha sensibilidad familiar de unas dirigentes que ni siquiera han estado con sus hijos durante sus primeras semanas de vida (Carme  Chacón o Soraya Saénz de Santamaria).

Podría estar disertando y ofreciendo datos estadísticos durante dos horas y la conclusión sería la misma: no lo estamos haciendo bien. Así que, si los niños son el futuro del país (que lo son), el nuestro está muy negro.

Si queréis más información, tenéis un informe muy bueno de Unicef sobre cómo afecta la crisis a los niños españoles. La infancia en España 2012-2013

Imagen

 

 

Inicio  »  Sin categoría   »   Los niños y el futuro (muy negro) del país