La pareja, la gran olvidada de la crianza

consejos-relacion-pareja
Inicio  »  Noticias   »   La pareja, la gran olvidada de la crianza
Se acerca San Valentín, una fecha que, al margen de su carga comercial, a los padres y madres nos puede llevar a abrir un melón: ¿Cómo está mi pareja? Syndeo, centro de psicología y logopedia en Logroño, nos ofrecen algunos tips para observar y cuidar a nuestras parejas durante la crianza.

Se acerca San Valentín, una fecha que, al margen de su carga comercial, nos puede llevar a abrir un melón: ¿Cómo está mi pareja?

Sabemos que, tras convertirnos en padres o madres, las personas y sus relaciones de pareja cambian, a menudo se resienten.

Syndeocentro de psicología y logopedia en Logroño, nos ofrecen algunos tips para observar y cuidar a nuestras parejas durante la crianza.

Atención: al final del artículo encontrarás una actividad sencilla y divertida que promete mejorar tu relación. ¿Te animas a intentarlo?

(Artículo elaborado en colaboración con Syndeo)

Sabemos que un hijo te cambia la vida, pero hasta que no llega, no sabemos realmente como será ese cambio.

Cuando tenemos un hijo, comprobamos que la crianza es aún más complicada de lo que parecía. La teoría, todo eso que hemos aprendido, leído, escuchado o visto en redes o por amigos, empieza a tomar distancia de la práctica. Esto nos lleva a sentir una obligación de estar enfocados al 100% en nuestros bebés… Una burbuja de crianza intensa, bonita y gratificante, pero que, sin quererlo, debilita otro lado de tu vida: tu relación de pareja.

Esta reducción de tiempo hace que la intimidad y la resolución de las diferencias en la pareja quede relegado y pueda hacer el efecto bola de nieve, generando más y más malestar entre ambos.

[quote color=»#000000″ arrow=»yes» align=»center»] Hay que activar un radar positivo y ser capaces de fijarnos en esas pequeñas cosas del día a día.[/quote]

Es importante dedicar un tiempo a cultivar y mantener la relación de pareja viva. ¿Cómo se hace esto al tiempo que se cría a un hijo o varios? No os vamos a engañar, se necesita un poco de esfuerzo, dedicación e interés. Para ello vamos a nombrar pequeñas sugerencias que pueden ser de utilidad.

1. Busca momentos de conexión. No tienen que ser de gran cantidad pero sí de calidad, no vale hablar con la pareja mientras estamos viendo la TV o mirando el teléfono, la idea es poder estar en el aquí y ahora con la persona que tenemos delante. La frecuencia con la que hagamos esto va a depender de cada pareja y sus necesidades.

2. Poder hablar de los acuerdos y desacuerdos en momentos de privacidad. Cuando hay niños en la casa es normal que pasen dos situaciones: por un lado que no podamos resolver las diferencias porque los niños están delante o peor aún resolver esas diferencias delante de ellos y en el proceso levantarnos la voz o quitarnos autoridad los unos a los otros.

3. Hablar desde el yo y con respeto. Cuando hablamos de las diferencias es importante respetar a nuestra pareja y valorar adecuadamente su opinión aunque no estemos de acuerdo.

4. Valorar y fijarme en las cosas que mi pareja hace por mi bienestar. Activar un radar positivo en el que seamos capaces de fijarnos en esas pequeñas cosas del día a día que la otra persona hace directa o indirectamente por nosotros y sobre todo, verbalizarlo, decírselo, pues a todos nos gusta sentir que la persona que tenemos al lado nos valora y nos quiere.

5. Prestar atención a los pequeños gestos: esforzarnos por no perder los momentos de contacto físico, darnos abrazos, besos.

6. Encontrar momentos de intimidad, en los que tener vida sexual. Las parejas que reportan niveles más altos de satisfacción en la relación de pareja también tienen una buena vida sexual. Las parejas suelen acudir a terapia cuando el malestar es muy alto en alguno de los dos miembros. Dicha circunstancia hace que la intervención sea más complicada, lo ideal sería prevenir, cuidar la pareja, solicitar ayuda antes de tener la sensación de “esto no tiene arreglo”.

Un regalo para mejorar tu relación de pareja

Para finalizar, nos gustaría proponer una pequeña actividad para las parejas que estén leyendo este artículo para fomentar su relación. Cada uno debe preparar su propio «Bote de los deseos«, con 5 deseos escritos en papelitos de colores. Los deseos deben ser concretos y pequeños, fáciles de cumplir por la otra persona.

La tarea consiste en que cuando un miembro de la pareja desea cumplir un deseo al otro, puede abrir el bote y coger un papelito. Si cumple el deseo, tira el papel; si en ese momento no le apetece o no puede realizarlo, lo devuelve al bote y elige otro. Cada uno tiene que estar atento a que en su bote siempre haya 5 deseos.

consejos-relacion-pareja

Inicio  »  Noticias   »   La pareja, la gran olvidada de la crianza