Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Cinco creencias erróneas sobre los dientes de leche

clinica-dental-gurpegui-dientes-de-leche
Inicio  »  Clinicas dentales Gurpegui   »   Cinco creencias erróneas sobre los dientes de leche
"Que si no son importantes, que si no hay que cepillarlos, que si no se empastan..." ¿Tú también has escuchado todo esto acerca de los dientes de leche? Son creencias muy populares pero erróneas. Desde Clínicas Gurpegui lo explican.

Que si no son importantes, que si no hay que cepillarlos, que si no se empastan… ¿Tú también has escuchado esto sobre los dientes de leche? Son creencias muy populares pero erróneas. Nos lo explican en este artículo.

(Información elaborada en colaboración con Clínicas Gurpegui) 

¿Las caries no afectan a los dientes temporales? ¿Hay que tratar estos dientes? ¿Hace falta cepillarlos?

Los dientes de leche comienzan a salir hacia el medio año de vida del niño y es sobre los 3 años cuando ya tiene toda la dentición infantil. Hacia los 6 años comenzarán a caerse y los dientes definitivos y de leche convivirán en la boca del niño. Será sobre los 12 años más o menos cuando ya tendrá los dientes de adulto.

En todo este camino cuidar la salud de la boca del pequeño es fundamental para que sus dientes nazcan sanos y no haya problemas en la dentición definitiva. Pero, a pesar de que los dientes de leche no son para toda la vida, su higiene, cuidado y atención debe ser la misma que la de un diente definitivo.

En nuestras clínicas te informamos y ayudamos sobre cómo cuidar y mantener los dientes sanos de tus peques. Para ello, te dejamos este calendario de la revisión para que sepas cuando tienes que venir a vernos.

Desmontamos estas 5 creencias erróneas sobre los dientes de leche: 

1. No son importantes

Lo son y mucho. Estos dientes permiten masticar y morder la comida, son la guía de los definitivos, guardan el espacio para ellos, ayudan a hablar e influyen en la autoestima y la sonrisa del niño.

2. No hace falta limpiarlos

Sí, hace falta y lo adecuado es lavarlos después de cada comida. Los niños deben aprender una rutina de limpieza dental para cuidar sus dientes de leche; y esta rutina la trasladarán a su etapa adulta. Si valora y cuida sus dientes de leche, también lo hará cuando vaya creciendo.

El cepillado de los dientes de leche deberá hacerse bajo supervisión de los padres y con un cepillo y pasta adecuada para la edad y boca del pequeño. Papás y mamás, vuestro ejemplo y compromiso es fundamental.

Con una buena higiene dental, se evitarán las caries y otros problemas.

3. No desarrollan caries

Sí, y las caries en los dientes de leche pueden desarrollarse en unos seis meses. Por eso es tan importante su limpieza y las revisiones periódicas en la clínica.

Las caries de los bebés y de los niños se llaman caries de la primera infancia y se deben a que las bacterias transforman los azúcares en ácido y deterioran el diente. Las piezas de leche cuentan con las mismas capas que los definitivos: esmalte, dentina y nervio. Cuanto más superficial sea la caries y cuanto antes sea diagnosticada, más fácil será el tratamiento y menor será el dolor causado.

4. Las caries en los dientes de leche no hace falta tratarlas

Sí, hace falta, y como decimos: cuanto antes sea diagnosticada, más sencillo será el tratamiento y menor será el dolor. Se puede pensar que como la caries se encuentra en un diente que se va a caer da igual tratarla; sin embargo, una caries puede originar una infección que afecte al diente definitivo.

Un diente que no cumple su función en la boca del niño afectará a su dentición definitiva e incluso a la pérdida de una pieza de forma prematura. El dolor puede hacer que el niño no mastique bien, lo que influirá en unos malos hábitos de masticación y en el correcto desarrollo óseo y muscular de la cara.

Para evitar la aparición de infecciones, los pequeños tienen que seguir sus visitas periódicas, llevar una buena higiene dental y evitar comer demasiado azúcar.

5. No tienen que venir al dentista hasta que son mayores

La primera visita debería realizarse con el nacimiento del primer diente o cuando el niño tiene un año. La prevención es la clave de la salud. Y unos dientes sanos y cuidados desde edades tempranas influirán en la salud de la boca cuando el niño crezca y sea adulto.

El dentista valorará la evolución de los dientes, descartará posibles problemas y dará pautas para una correcta higiene dental. Formamos un equipo para que la boca del niño esté llena de salud.

¿Tienes alguna duda? Cuida la boca de tu pequeño y siéntete libre de preguntarnos todas tus dudas en cada revisión.

calendario_revisiones_infantilesI

Inicio  »  Clinicas dentales Gurpegui   »   Cinco creencias erróneas sobre los dientes de leche
GUIA DE TURISMO FAMILIAR

Los mejores destinos

para una PRIMAVERA genial