«Los grupos de crianza ayudan a que las madres se sientan fuertes y seguras»

Grupos-de-crianza
Inicio  »  Crianza en La Rioja   »   «Los grupos de crianza ayudan a que las madres se sientan fuertes y seguras»
Olga Moreno (Minigym) nos habla de los grupos de crianza: los beneficios que aportan a madres y bebés, tanto de forma individual como colectiva.

[vc_row][vc_column width=»2/3″][vc_column_text]En este artículo, Olga Moreno, directora de Mingym, nos habla de los beneficios de los grupos de crianza, tanto para las madres como para los bebés y niños. Nos explica por qué unir el juego a la presencia materna es el más valioso regalo que podemos ofrecer a nuestros hijos en su etapa de desarrollo:

Los grupos de crianza son espacios en los que compartir experiencias, dudas, emociones, expectativas… Estos grupos, además de brindarnos la oportunidad de compartir con personas que se encuentran en la misma etapa, nos permiten estar con nuestros hijos al tiempo que estos juegan junto a otros niños.

Es importante, casi en cualquier etapa de la vida, estar con personas que están viviendo situaciones similares, esto nos da seguridad al sentir que se nos comprende, el vernos también capaces de comprender y acompañar al otro porque entendemos su situación. Nos abre a compartir las experiencias en un ambiente en el que son acogidas y valoradas, y esta retroalimentación hace que el grupo y cada persona que lo compone vaya encontrando fuerza, respuesta y apoyo en las situaciones difíciles, y alegría y entusiasmo en las facetas más bellas de la etapa de crianza (en este caso).

Los grupos de crianza cubren las necesidades sociales de la madre con las necesidades afectivas y de exploración del bebé».

Podríamos decir que los grupos de crianza son beneficiosos desde tres puntos de vista diferentes:

  • La madre con sus iguales
  • El hijo con sus iguales
  • El vínculo que se genera y fortalece entre madre e hijo.

Para la madre, el hecho de encontrar un lugar en el que poder sacar, expresar y compartir toda la intensidad emocional que supone los primeros meses y años de vida de su hijo hace que se sienta a gusto, más fuerte y más segura de los pasos que va dando.

Tener un lugar en el que sacar, expresar y compartir la intensidad emocional de los primeros meses y años de su hijo, hace que la madre se sienta más fuerte y segura de los pasos que va dando.

Cuando la madre se siente más alegre y segura, esto se lo trasmite a su hijo y este diálogo tónico- emocional, dará pie a su hijo para la exploración de su entorno.

Es necesidad del niño pasar el mayor tiempo posible con su madre durante los primeros años de vida, ya que es, al establecer este vínculo, cuando el niño va generando su autoestima, su seguridad, su imagen de sí mismo, su imagen del mundo y esto le permite su óptimo desarrollo global. Pero es necesidad de la madre encontrar otros adultos con los que hablar y sentirse acompañada.

Los grupos de crianza son estos lugares en los que se van cubriendo a la vez las necesidades sociales de la madre con las necesidades afectivas y de exploración del bebé. Por eso es importante que el lugar en el que se desarrollen estos grupos sea un espacio acogedor en el que la madre se pueda sentir a gusto y que el niño pueda jugar en un entorno seguro y adaptado. El niño necesita jugar, moverse, observar el juego de sus iguales, esto les ayuda a desarrollar habilidades sociales.

Unir el juego a la presencia materna es el más valioso regalo que podemos ofrecer a nuestros hijos en su etapa de desarrollo».

La mejor parte de los grupos de crianza es que la madre encuentra lo que necesita, a la vez que se le ofrece al niño un espacio de exploración, pero al ser este espacio compartido con la madre pueden tener cada uno lo que necesita mientras el vínculo entre ellos se fortalece. Habrá tiempos en los que el niño juegue sólo o lo haga con otros niños; tiempos para jugar con su madre y tiempos para jugar niños y adultos.

Por la importancia que le damos a los grupos de crianza, en Minigym disponemos de una enorme sala en la que el suelo está acolchado, por un lado para evitar el daño en las caídas y por otro por la calidez que supone en el gateo. Hay módulos con los que poder construir y destruir, trepar, saltar… Todos los módulos son de foam, con la intención de que el juego sea seguro. Hay distintos colores y formas y todas las características que se dan en la sala facilitan una exploración apasionante. El ser un espacio tan amplio, permite que se pueda compartir sala, madres e hijos sin que ellos se sientan limitados en el juego.

Como he dicho en otras ocasiones, el juego es la actividad fundamental en el desarrollo del niño, y el vínculo afectivo que se establece con la madre es la base emocional, cognitiva, social y afectiva de todo lo que el niño está construyendo dentro y fuera de si.

Por tanto, unir el juego a la presencia materna es el más valioso regalo que podemos ofrecer a nuestros hijos en su etapa de desarrollo, y hacerlo en un entorno en el que la madre se sienta acompañada completa todas las piezas del puzzle.

Olga Moreno 
Minigym[/vc_column_text][vc_single_image image=»62423″ border_color=»grey» img_link_target=»_self» img_link=»https://www.elbalcondemateo.es/?s=minigym» img_size=»full»][/vc_column][vc_column width=»1/3″][vc_column_text]Olga MinigymOlga Moreno
Minigym 

  • Diplomada en Educación Social.
  • Técnico Profesional en Psicomotricidad
  • Técnico profesional en Atención y Estimulación temprana.
  • Actualmente, cursa el máster oficial en Psicomotricidad.

Otros artículos de Minigym

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=»1/1″][/vc_column][/vc_row]

Inicio  »  Crianza en La Rioja   »   «Los grupos de crianza ayudan a que las madres se sientan fuertes y seguras»